El arte de desarrollar y gestionar día a día una marca comercial, creando emociones directas en los clientes.

Cualquier negocio tiene una marca, tanto si forma parte de una estrategia como si no ha sido planificada. La cuestión más crítica es si se trata de una buena marca. Y en qué medida contribuye a la estrategia de su negocio.

El branding, entiéndase abreviadamente como la gestión de las marcas, se ha convertido en uno de esos tópicos de los que muchos hablan, aunque cabe decir que muchos menos entienden. No importa lo grande que sea tu negocio, no importa el segmento en el que actúes. Puedes estar seguro, eres una marca y si no la gestionas adecuadamente tienes un problema.

La clave para que las emociones tomen valor parte de integrarlas en la misma definición del propósito, la promesa y la personalidad de la marca, así como en los beneficios que la marca ofrece. Todo debe estar conectado y orientado hacia despertar las emociones positivas de los clientes. Es necesario que los productos o servicios incluyan una dimensión emocional. No vendemos ordenadores, vendemos una ventana al mundo; no vendemos helados, vendemos un momento de frescor… Sin ninguna duda, hoy es necesario vender algo que mejore de alguna forma la vida de las personas. Para conseguirlo hay que hacerles sentir –no solo pensar- que somos la solución a alguno de sus problemas.

 

 

* INCLUIDO DENTRO DE NUESTROS PAQUETES *

Ir a Paquetes

¿Requieres más información?

Los campos marcados con * son obligatorios 

Nombre*

Nombre de la Empresa*

Correo electrónico*

Numero contacto*

Asunto

Mensaje (opcional)

¿Como te enteraste de nosotros?

InternetRedes SocialesMedios impresosRecomendación

Acepto las politicas de privacidad*